Escuela Virgen de Guadalupe

San Romilla, una propuesta solidaria de la Escuela Deportiva Guadalupe

El pasado domingo 12 de Mayo, la Escuela deportiva Guadalupe acogió la V edición de su tradicional carrera solidaria, San Romilla 2019.

13 mayo 2019

El proyecto de esta Escuela, recientemente premiada con el Premio Espiga al impulso del Deporte en Extremadura,  nace de un sueño que contagia por la pasión con la que se vive: Promover valores humanos para influir activamente en la formación de la persona, en las relaciones que entabla y por tanto, en su crecimiento integral. Por eso, atiende la diversidad de talentos y ofrece 10 disciplinas deportivas diferenciadas (fútbol, baloncesto, patinaje, ajedrez, badminton, baile moderno, escalada…   ) para que todos los que deseen puedan conocer y practicar el deporte que se ajuste más a sus preferencias personales y condiciones físicas.

Y en ello se encuentran comprometidos más de 80 colaboradores (en su mayoría antiguos alumnos de la Escuela Virgen de Guadalupe)  identificados con un modo de entender el deporte, abierto a la ciudad, como medio de cohesión social al servicio de la formación integral. Sin su esfuerzo, compromiso, generosidad y dedicación gratuita sería imposible llevar adelante esta aventura.

Deporte utilizado como herramienta de difusión para reclamar solidaridad y justicia con los más necesitados. La pretensión de hacer del mundo la casa común exige promover iniciativas que ayuden a visibilizar y sensibilizar ante realidades manifiestamente injustas con las que las sociedades modernas convivimos con excesiva naturalidad. Eso les llevó a retomar hace unos años una prueba atlética por la barriada de San Roque (recorrer una milla) , organizada por primera vez en 1986 y revitalizada con un sentido muy concreto: Destinar lo recaudado cada año a un proyecto solidario diferente.

En esta ocasión han sido más de 700 los participantes en este evento cuyos fondos irán destinados al programa La Luz de las niñas de la ONG Entreculturas que busca empoderar a las mujeres a través del motor que cambia el mundo: la educación.

 Seguir acompañando el crecimiento como personas a través del deporte. Este ha sido, es y seguirá siendo nuestra razón de ser.

Y agradecemos profundamente que una entidad financiera como Caja Rural de Extremadura haya reconocido nuestro proyecto porque nos impulsa a seguir en este camino que nos sentimos llamados a recorrer juntos.

                   Escuela Deportiva Guadalupe, donde juntos es mejor.