Escuela Virgen de Guadalupe

Un profesor de la Escuela comparte su Experiencia Sur en Nepal

Luis Miguel Álvarez Recio, profesor de emprendimiento y economía del Colegio Virgen de Guadalupe de Badajoz, una de las escuelas con los que trabajamos, ha sido una de los 20 personas voluntarias que este verano han pasado tiempo de sus vacaciones involucradas en alguno de los proyectos internacionales que apoyamos.

04 septiembre 2018

Luis Miguel Álvarez Recio, profesor de emprendimiento y economía del Colegio Virgen de Guadalupe de Badajoz, una de las escuelas con los que trabajamos, ha sido una de los 20 personas voluntarias que este verano han pasado tiempo de sus vacaciones involucradas en alguno de los proyectos internacionales que apoyamos.

Para Luis Miguel la necesidad de vivir una experiencia “de nivel, de calidad, de sentimiento y de interioridad”, como él lo ha definido, ha sido el principal motivo por el que ha decidido sumarse a nuestro programa formativo y de voluntariado de corta duración: Experiencia Sur.

Un profesor de la Escuela comparte su Experiencia Sur en Nepal  2

Desde Nepal, Luis Miguel nos ha contado su experiencia en el país:

“He estado trabajando con Nepal Jesuit Social Institute (NJSI), que se creó tras el terremoto que asoló Nepal en 2015. Esta organización tuvo inicialmente una función de asistencia básica a las familias afectadas y, una vez superada esa fase, se dedica a otras coberturas como son la educación y el desarrollo. 

Mis funciones han sido formar tanto al equipo del NJSI como a diferentes colectivos en este área. Hemos organizado varios campamentos de verano en los que se ha intentado que agentes locales trabajen con estudiantes la importancia de ser emprendedor y otras facetas aportadas por el propio NJSI como el pensamiento crítico, medio ambiente, derechos de los niños y niñas… 

He desarrollado 4 actividades principalmente:

Por una parte, formar al equipo del NJSI en habilidades emprendedoras, para que ellos después implementen estas dinámicas en sus actividades de cooperación y ayuda al desarrollo.

En segundo lugar, dar formación en emprendimiento a estudiantes y colectivos diversos de zonas rurales, trabajando en equipo con miembros del NJSI. De esta forma se completó la formación de los miembros del NJSI para que fueran adquiriendo la práctica necesaria para seguir transmitiendo el emprendimiento. Por otra parte, se han realizado encuentros con padres, vecinos y familias para estimular la percepción de que la escuela es un elemento fundamental de cambio y progreso y evitar el abandono prematuro del sistema educativo. En este sentido preparé una presentación sobre comunidades de aprendizaje en la que se pone de manifiesto que el alumno aprende más si, además del profesor, en el aula interactúan voluntarios diversos: un vecino, un trabajador retirado, un abuelo, etc. Todo el mundo tiene algo que enseñar y la comunidad de aprendizaje puede lograr mayor progreso y, sobre todo, continuidad en los alumnos.

Por último, se ha llevado a cabo un estudio sobre posibilidades de negocio bajo la forma jurídica de cooperativa en zonas en las que NJSI está trabajando. En este sentido han aparecido diversas propuestas de actividad relacionadas con la artesanía en diversos campos, como madera, cuencos de oración, juguetes artesanos, el mundo del té, aromaterapia, ropa para personas (gorros de lana, guantes, camisas y vestidos, kadas) y para el hogar (alfombras, foulares, manteles), productos para la meditación como cojines y ropa especial para meditar, velas, inciensos,....otros productos de artesanía como llaveros, pulseras, collares, artesanía en papel de coco, o sal rosa, como lámparas, etc.

¿Que si esta experiencia va a cambiar mi vida? Por supuesto. A partir de ahora me considero preparado y estimulado para participar en dinámicas colaborativas, de voluntariado y cooperación. 

He aprendido lo suficiente para entender que este mundo necesita que haya muchos voluntarios y cooperantes y que la sociedad en general se involucre.  Ya era hora que diera el salto a este mundo de la solidaridad. De aquí no me pienso bajar en toda mi vida.