Escuela Virgen de Guadalupe

"La Escuela Virgen de Guadalupe forma parte de ese pasado que aún tengo muy presente".

Christian Magritte: "La Escuela Virgen de Guadalupe forma parte de ese pasado que aún tengo muy presente. Conscientemente, pienso en todos aquellos profesores que me enseñaron y que potenciaron en mi persona la disciplina, los conocimientos y muchos valores".

05 abril 2018

Querido lector, querida lectora:

No sé muy bien qué haces por aquí.  Imagino que te aburres. Que tienes un hueco en tu despacho. Que estás  cansado de estudiar. Que buscas la inspiración, tal vez, en estas humildes y jóvenes palabras.

Pues bien, ya que estás aquí, déjame confesarte algo: me he dado cuenta de que el tiempo pasa volando.

La vida, al igual que la magia, es un misterio sin resolver. La solución de la vida se encuentra en las huellas que vamos dejando a nuestro paso.

Y sí, la Escuela Virgen de Guadalupe forma parte de ese pasado que aún tengo muy presente. Conscientemente, pienso en todos aquellos profesores que me enseñaron y que potenciaron en mi persona la disciplina, los conocimientos y muchos valores.

Aprovecho que estoy vivo para daros las gracias. Gracias por contribuir a la formación y el desarrollo de mi persona. Me hicisteis muy feliz en los años que compartí con vosotros, desde primero de primaria hasta primero de bachillerato.

Aún recuerdo...

A Jose María Navarrete, caminando por la clase y enseñándonos todo su saber. ¡Oh, capitán, mi capitán!

También, la moda de los profesores con su porta tizas de colores adornando esas tizas blancas. Siguiendo al revolucionario y pionero en modas: el sargento Juan Campos.

A la profesora de música, Elia. Blanca por fuera pero negra por dentro como no supieras sostener un FA sostenido.

A Paco Cerrato. El gran Doctor House. Con su humor negro, nos enseñaba tecnología y los valores de nuestro carnaval. Era un gran gentleman.

A Marisol, nuestra profesora de latín y francés. Una mujer que conquistó China y me enseñó a apreciar que una tutora es una madre coraje.

A Jesús Alonso, por enseñarme a mantener viva la literatura. La lengua. Y Don Quijote.

A Pedro Risco, por confiar en mí magia y apoyarme a participar en el concurso de Tienes Talento organizado por el colegio. El cuál fui ganador.

Y Almudena. Que me enseñó que todos somos iguales y que no es lo mismo símbolo que simbología.

¿Aún sigues por aquí?

Bien. Aprovecharé para decirte algo más: soy mago.

Christian Magritte

La palabra mágica por excelencia es Abracadabra; que significa, en arameo, «Creo, de crear».

Realidad y percepción no tienen por qué ser lo mismo:

La «percepción» de la mayoría de los profesores era la de un niño tímido, retraído, dócil, despistado y correcto. Es decir, un alumno normal. Con una nota media de 5 y 6. Vamos, un chico P.A. Y, como observación: «Debería estudiar más. Se despista mucho en clase».

La «realidad» era distinta. Era un niño creativo. Imaginativo. Soñador. Sensible. Tierno. Inquieto por encontrar su leyenda personal. Un chico que quería CREAR su propio camino.

Tener MAGIA es tener aptitud, es decir, tener la capacidad para conseguir lo imposible a través de paciencia y perseverancia. Es algo que he descubierto a lo largo de muchos años en el mundo de la magia. La magia nunca se acaba si aprendemos a confiar en nosotros mismos y a ocultar las carencias que tenemos. Lo que importa es vender lo mejor de ti. Ten fe en tus posibilidades, en tus cualidades y en lo que te hace diferente al resto.

Christian Magritte

Quizá no seas el mejor, pero sí eres especial. Da respuestas a tus habilidades y, a partir de ahí, busca, aprende, completa y trabaja para conquistar y vender tu personalidad.

No te vayas muy lejos. Te tengo que contar algo más...

Tras largos años de formación autodidacta, ahora realizo actuaciones por todo el país y ya cuento con un Premio Internacional y Nacional de magia.

Christian Magritte

Mi fórmula en la vida es «escuchar, preguntar, compartir, viajar, observar y leer», herramientas que me han ayudado a lograr el éxito en mi carrera artística.

Complemento mis espectáculos con la formación para empresas y docentes y con la organización de eventos de magia.

Entre mis éxitos recientes, destaca llevar el espectáculo «El Sabor de la Magia» a tierras norteamericanas, donde ofrecí varios shows en colegios bilingües, organizados por la Embajada Española en Nueva York.

En resumen, somos estrellas perdidas en busca de iluminar nuestra propia oscuridad.

Trata de forjar tu leyenda personal.

P.D.: Te espero el 22 de abril en el Teatro López de Ayala, con mi nuevo espectáculo «The Lovers».

Christian Magritte