Escuela Virgen de Guadalupe

Sinceramente, si he llegado hasta donde estoy ahora mismo es por todo lo que me aportaron ese grupo de personas que componen la Escuela Virgen de Guadalupe.

Mi nombre es Javier José Márquez Parra. Actualmente estoy trabajando. Soy Caballero Alumno del Ejercito de Tierra. Me encuentro en la Academia General Básica de Suboficiales, situada en Talarn (Lérida).

14 enero 2018

Mi nombre es Javier José Márquez Parra.

Actualmente estoy trabajando. Soy Caballero Alumno del Ejercito de Tierra. Me encuentro en la Academia General Básica de Suboficiales, situada en Talarn (Lérida).

Antes de continuar hablando de mis experiencias laborales me gustaría hacer memoria y contar un poco sobre mi paso por la Escuela. He pasado bastantes años en Guadalupe, entré en la Escuela para cursar la Educación Infantil y terminé mi etapa con esos dos inolvidables años de Bachillerato. Para mí el haber vivido todo eso me ha marcado en muchos aspectos. Ahora con el tiempo lo veo de la siguiente manera: en Guadalupe empiezas con una “mochila vacía”, la cual se va llenando por momentos, compañeros que se convierten en amigos para toda la vida, profesores que con sus lecciones intentan sacar lo mejor de nosotros… Al final todo eso hace que la Escuela se convierta en tu segunda casa y toda la gente que la compone en una gran familia.

Guadalupe me ha aportado muchas personas, como los profesores, cuando Juan Campos se puso en contacto conmigo comenzó su correo diciendo “soy tu profesor y amigo”, y es así, cuando los conoces son tus profesores, esas personas que están día a día aportándote sus conocimientos y una serie de valores. Pero cuando te marchas de la Escuela y vuelves a hacer una visita, estás visitando a amigos, personas que te han visto crecer, y cuando compartes con ellos las vivencias fuera de la Escuela puedes ver sus caras de alegría porque estás consiguiendo tus metas.

Desde mi punto de vista, los años más difíciles y decisivos para un estudiante son los de Bachillerato. Antes de empezar esos dos años tienes que tomar tu primera decisión que condiciona tu futuro, estudiar Ciencias de la Salud, Ciencias Sociales o Humanidades. En mi lugar me decidí por estudiar Ciencias de la Salud, pero no por nada en especial, en ese momento aún no sabía que quería hacer cuando terminaran esos dos años, simplemente la Química y la Biología me llamaron más la atención que otras asignaturas. Cuando terminas esos dos cursos viene otra gran decisión, las asignaturas que quieres hacer en Selectividad y cuales puntúan mas en la carrera que quieres. Yo la verdad que lo tenía “fácil”, no quería ir a la Universidad.

Ese verano del 2011, nada más terminar la Selectividad, comencé a estudiar para la Policía Local de Badajoz, ya que se habían convocado plazas para finales de ese mismo año. No conseguí entrar, y después de hacer una reflexión, pensé que no estaba preparado para afrontar una oposición de ese tipo en ese momento.

En 2012 cursé el Grado Superior de Administración de Sistemas Informáticos en Red en el IES Castelar, que finalicé en 2014. En el último mes del grado decidí que no quería seguir estudiando, después de eso quería empezar a trabajar. Por lo que pedí cita para realizar los exámenes de ingreso a las Fuerzas Armadas.

Durante el verano de 2014 realicé todos los exámenes de acceso a las FFAA (psicotécnico, entrevista personal, pruebas físicas y reconocimiento médico), consiguiendo plaza en el Regimiento de Infantería Mecanizada Saboya “nº 6”, localizado en la Base General Menacho.

Javier José Márquez Parra 1
Miembro de la Sección de Honores “Álvaro de Sande” para escoltar al Santísimo Cristo de la Expiración en las Fiestas Patronales de Villaescusa de Haro (Cuenca). Año 2015.

El 20 de octubre de 2014 ingresé en el Centro de Formación de Tropa (CEFOT 1) en Cáceres, hasta el 21 de febrero del 2015.

En los primeros días de marzo de 2015 me incorporé a la unidad. En el regimiento Saboya serví un año y medio. Comencé como un simple fusilero, pasé a ser ametralladora del pelotón, más tarde hice el curso de tirador del vehículo de Combate de Infantería (VCI) “Pizarro” y por último, conductor de ese mismo vehículo. Gracias al Ejército y la labor que realiza, he podido vivir bastantes experiencias por todos los lugares de España, y he tenido la suerte de conocer a militares muy profesionales en su trabajo. También me ha enseñado a conocerme a mí mismo y a saber dónde están mis límites físicos y psicológicos.

Javier José Márquez Parra 2 Javier José Márquez Parra 3
Tirador de VCI “Pizarro” en el ejercicio conjunto-combinado “Orión” del Ejercito portugués en Tancos y Santa Margarida (Portugal). Año 2016. Tripulación (tirador, jefe de vehículo y conductor) en el ejercicio conjunto-combinado “Orión” del Ejercito portugués en Tancos y Santa Margarida (Portugal). Año 2016.

Cada día tenía más claro que mi trabajo me gustaba y que no quería quedarme de soldado, tenía una aspiración, quería ser Sargento. En septiembre de 2016 realice los exámenes de acceso al Patronato Militar “Virgen de la Paz” en Ronda (Málaga). Si superas ese examen de acceso, el Ejercito te da la oportunidad de estar en el Patronato nueve meses asistiendo a clases y estudiando para el examen de promoción a Sargento. Es una especie de beca que pone a tu disposición el Ejercito. Tras esos largos meses de estudio, en julio de 2017, en Talarn realicé los exámenes de promoción a la Escala de Suboficiales. Finalmente conseguí plaza de Suboficial para la especialidad de Artillería de Campaña.

Javier José Márquez Parra 4
Clausura del Curso preparatorio 2016-17 del Patronato Militar “Virgen de la Paz” en Ronda (Málaga). Junio de 2017.

Y en este momento, como he dicho al principio, me encuentro en la Academia General Básica de Suboficiales realizando una fase de formación general. En enero de 2018 iré destinado a la Academia de Artillería en Segovia donde realizare la formación específica, que dura dos años y medio, para salir como Sargento de Artillería.

Javier José Márquez Parra 5
Caballero Alumno en la Jura de Bandera de la XLV Promoción de la Escala Básica de Suboficiales, en Talarn (Lérida). 21 de octubre de 2017.

Sinceramente, si he llegado hasta donde estoy ahora mismo, uno de los motivos es todo lo que me aportaron ese grupo de personas que componen el colectivo de la Escuela Virgen de Guadalupe.

¡Muchas gracias por todo!

Un saludo.

Javier.